Rothschild y Barbetti

El número 5 de Hamilton Place fue propiedad de la familia Conyngham hasta 1878, cuando el tercer marqués de Conyngham vendió la casa y la familia se retiró de los círculos públicos. Al año siguiente, Leopold de Rothschild adquirió el edificio para usarlo como su residencia en Londres, lo que abrió un nuevo capítulo en la historia de este edificio. Leopold, hijo del Barón Lionel de Rothschild, ejercía de banquero y tenía unos gustos muy extravagantes. Además del número 5 de Hamilton Place, Rothschild también era propietario de Gunnersbury Park en el oeste de Londres, de una villa cerca de Ascot y de Palace House en el área de Newmarket.  

Con la llegada de Leopold, Hamilton Place pasó a conocerse como «Rothschild Row» y pronto se convirtió en el centro de la vida social de Mayfair. Rothschild remodeló de forma drástica la mansión para adaptarla a sus gustos extravagantes. El diseño general presenta grandes influencias del estilo Luís XV de fin de siglo con toques renacentistas. 

Leopold de Rothschild encargó al célebre maestro florentino en talla de madera, Chevalier Rinaldo Barbetti, la creación de las magníficas escaleras y la biblioteca, que a día de hoy son uno de los mejores ejemplos de la obra de Barbetti.  

En los intrincados grabados se pueden leer epigramas ingeniosos en latín y griego, entre los que se encuentran los siguientes: «Un hombre sabio siempre es rico», «…la riqueza solo pertenece a aquellos que saben usarla» y «La virtud se fortalece en la tentación». Otro detalle impresionante es el fresco en el techo de la Marble Room, que representa Las cuatro estaciones de Edmund Parris. 

BACK TO TOP

E DAMOS LA BIENVENIDA A
LES AMBASSADEURS CLUB

Al entrar en este sitio web, usted confirma que es mayor de edad y que acepta nuestra política de cookiespolítica de privacidad y aviso de prácticas justas. Si no acepta nuestra política, no podrá utilizar el sitio web de Les Ambassadeurs Casino.

ACEPTO